Durante muchos años anduve acariciando la idea de llevar a cabo una obra musical que superara el exito de L´home de cotó-en-pel. La pensé de varias formas, y traté de llevarla a cabo en multiples formatos. Escribí un libro de poemas titulado “Lubricatum”, que desarrollaba la idea de la exclusión social de algunas fantásticas criaturas que habitaban esa inmensa albufera que hoy llamamos La Plana.

Lubricatum era el nombre que daban los romanos a ese extenso paraje que va desde Nules hasta Oropesa del Mar, una zona infecta, llena de paludismo e inhabiltable para el hombre. Es por eso que la via Apia discurría por el interior de la provincia de Castellón y no por la costa.

Hoy, Castellón está situada encima de parte de esa albufera y es por eso que se llama “de la Plana”. La desecación reciente de los cultivos de arroz de nuestra provincia terminaron con las epidemias de paluidsmo y de leptospirosis icterohemorrágica.

Pero queda la Plana, que puede contemplarse desde el desierto de las Palmas en toda su belleza y extensión. Lubricatum, el humedal.

Intenté llevarla a cabo como una suite de ballet, más tarde como una obra coral, pero al final cuajó como una suite sinfónica con solo cinco tiempos o movimientos. Le cambié el nombre por uno más castellonero: “Fadrell”.

Fadrell es el nombre de la primitiva alquería que se instaló en lo que hoy es Castellón, despues de que ciertos habitantes probablemente árabes se instalaran en el llano, algo que es rememorado en las fiestas de la Madalena de Castellón. Asimismo, tomé como referencia a la obra de Pascual Tirado llamada “Tombatossals”. Se trata de un cuento con intencioens mitológicas similares al “Pantagruel” de Rabelais, gigantes buenos que ayudan a los hombres a conseguir sus fines y que vienieron a sustituir a mis originales bestias de la charca del Lubricatum original.

Fadrell se estrenó en el Auditorio de Castellón en Diciembre del 2002. Desde entonces no se ha vuelto a representar.

Vídeo del ensayo de Fadrell:

Anuncios